Tequila: Bebida mexicana

Autor:
César Lozano
El Tequila bebida nacional por excelencia

Bebida nacional por excelencia, su nombre evoca recuerdos ligados con las tradiciones nacionales; un legado de historias detrás de su creación, que se refleja en los pintorescos pueblos donde se produce y desde ahí, comienza el éxito que ha traspasado fronteras.

La historia del tequila se remonta a la época prehispánica, cuando los indios tiquilas, de origen náhuatl, que vivían en Amatitán, descubrieron que al fermentar el jugo de agave obtenían pulque. La historia ha dado cuenta de la jerarquía que lo ha caracterizado al ser destinado únicamente para aquellos que poseían altos rangos en las sociedades: sacerdotes, guerreros, ancianos y gobernantes.

En la época colonial el proceso de producción comenzó a utilizar la destilación, que había sido aprendida de los árabes. En aquel entonces las haciendas elaboraban sus tequilas para consumo interno. La primera concesión para producir tequila la recibió Don José Guadalupe Cuervo en 1765 del rey de España; y fue otro tequilero, Don Cenobio Sauza, quien en 1873 inició la exportación del producto al enviar seis botijas y tres barriles a Estados Unidos.

El Agave AzulA partir de 1950 se incorporaron mejoras tecnológicas que industrializaron la elaboración, lo que contribuyó a que se comercializara la bebida a gran escala. Sin embargo, muchas destilerías conservan métodos artesanales de producción.

Los poblados de Tequila y Amatitán son la cuna del famoso brebaje. En sus campos fértiles se desarrolla el agave azul (Agave Tequlana Weber), certificado como la única planta oficial para su producción. Solo en Jalisco hay más de 50 industrias.

El tequila se ha convertido en un fino elixir que se disfruta en todo el mundo. Un exclusivo resultado que se reconoce como la bebida más mexicana. Usted podrá encontrarlo con facilidad en cualquier bar o discoteca, tienda o vinatería de Puerto Vallarta.

¿Cómo se Produce el Tequila?

El proceso para elaborar el tequila se inicia al desprender las pencas del agave y dejar solo la “piña”. Esta se cuece en hornos de piedra y barro para suavizar sus fibras. Después son trituradas y presionadas para obtener sus mieles. Estos jugos se fermentan en recipientes de acero inoxidable.

El líquido fermentado se pone en grandes ollas a fuego lento, para destilar los vapores. Al final se almacena en barricas de roble o encino; donde reposarán el tiempo necesario según el añejamiento deseado.

Forma de Beber el Tequila

La forma tradicional es tomarlo “derecho”, esto significa que en un pequeño vaso de vidrio, llamado “caballito”, se vierte para tomarse poco a poco o de un solo movimiento. Se acompaña con limón, sal, y en ocasiones con un preparado de salsas dulces y ácidas llamadas “sangrita”.

CONSULTAR ARTICULOS ANTERIORES
Search text in article Search in Topic

 

Escrito por César Lozano Díaz